Radio Ontinyent
Radio Xàtiva

anunciante

NoticiasComarcal

EDITORIAL

Últimamente el debate político se está centrando en etiquetar las opciones políticas que campan por nuestra sociedad. Unos a otros se lanzan calificativos: “Eres de derechas”, “de extrema derecha”, “fascista”, “nazi”, “independentista”, “terrorista”, y un largo etcétera que no responde a ningún análisis de lo que en realidad son esas fuerzas políticas.

Últimamente el debate político se está centrando en etiquetar las opciones políticas que campan por nuestra sociedad. Unos a otros se lanzan calificativos: “Eres de derechas”, “de extrema derecha”, “fascista”, “nazi”, “independentista”, “terrorista”, y un largo etcétera que no responde a ningún análisis de lo que en realidad son esas fuerzas políticas.

Y esto se debe a que cada formación política que va a presentarse a las elecciones intenta acotar a su electorado como si de un rebaño se tratase. Si es difícil definir hoy lo que la derecha y la izquierda, más lo es si la definición se lanza como si fuera un improperio y así se evitan el debate de fondo de lo que ofrece cada formación política, si es que ofrece algo.

La izquierda y la derecha, como se sabe, es como se sentaban los parlamentarios ingleses en el parlamento, los laboristas a la izquierda, los conservadores a la derecha. En la lucha de clases, los dueños de los medios de producción representaban a la derecha y los trabajadores a la izquierda, pero en esta sociedad transversal en la que nos encontramos, donde los fondos buitre son los que imponen el tempo de la economía, aparentemente los dueños pueden ser desde trabajadores hasta u gran empresario, pero los gestores del fondo, aunque no tengan un céntimo en ello son los que marcan su forma de actuar y el beneficio personal y el de la institución es su filosofía, por lo que estar peleándonos por si uno es más de izquierdas o de derechas es una pérdida de tiempo muy cansina.

En concreto, en Ontinyent, la izquierda se caracterizaba por el anticlericalismo, de ahí la frase “La religión es el opio del pueblo”. Los del PSOE de nuestra ciudad son unos beatorros, más de lo que son en el PP. Recordemos el encuentro del Cristo y la Purísima promovido por un alcalde socialista.

Otra demanda característica de la izquierda era terminar con el enchufismo. A la función pública se debería entrar por méritos. Jorge Rodríguez y parte de su equipo están siendo investigados precisamente por no ser de izquierdas en este aspecto.

La libertad de prensa ha sido una reivindicación histórica de la izquierda, lo de nuestro alcalde cerrando la TVO, asfixiando económicamente al principal medio de comunicación de la comarca y un largo etcétera, demuestran que las etiquetas solo responden a una postura más relacionada con los Hooligans que con la razón política.

Ya lo decía Quevedo: “Poderoso caballero es don dinero”