Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasLocal

Editorial

Sin duda este país es pendular.

Pasamos de llenar la Plaza de Oriente cuando murió el dictador a querer sacarlo

de su tumba y, poco más o menos, tirarlo a un vertedero.

Pasamos de ser mayoritariamente camisas azules a ser todos de la roja y esto

es, en términos generales, conducido con mala fe por los grandes creadores de

opinión que responden, sin duda, a intereses espurios. Somos monárquicos,

España es una monarquía y la corona no tienen ningún mecanismo de defensa

porque también somos republicanos.

Denunciamos la corrupción y en televisión aparece un anuncio regalando un

jamón si te corrompes. Pasamos de escandalizarnos por un supuesto máster

amañado del Presidente del PP, a dar por buena la supuesta corrupción del

alcalde d’Ontinyent y sus “amiguitos”.

Somos mediterráneos, viscerales y poco reflexivos. La corrupción es corrupción,

regalando un jamón, enchufando a un amigo, amañando una oposición para

que el comisario político del departamento de Hacienda pueda pasar la

información a sus jefes o no yendo a los tribunales para perder un juicio y que

un militante adquiera su plaza.

Estos que descaradamente practican lo dicho, son los que pretenden dar

lecciones de moral y seguir pegados a su caro asiento.

Los ciudadanos deberían exigir saber que nos cuesta a cada concejal, que es lo

que ha aportado y si vale la pena mantenerlo en el cargo o pedir que se

devuelva el dinero insanamente ganado.

Porque de estos en el ayuntamiento d’Ontinyent, con la cobertura de su alcalde,

hay muchos.

Felices fiestas.

Publicado en Local 10 / 08 / 2018