Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasLocal

Editorial

Hay muchas cosas que se dicen sobre la Historia. Entre otras, que la Historia la escriben los ganadores y que la misión de esta consiste en conocerla para no repetir los mismos errores, entre muchas otras cosas.

El gobierno de Jorge Rodríguez o desconoce la Historia de nuestro

Ayuntamiento o se empeña en falsearla y modificarla. El tripartito gobernó en

Ontinyent con la participación, entre otros, de Jorge Rodríguez. Su principal

obra fue la de la Calle Mayor. Nos dijeron que cuando terminase, dicha zona

sería un polo comercial sin precedentes en Ontinyent. La incapacidad del

mencionado gobierno en el que repetimos, estaba Jorge Rodríguez, y la alianza

con miembros que ahora se dedican a poner alegorías de la bandera gay, han

hecho que la Calle Mayor, en vez de ser un polo comercial de primera, se haya

convertido en irrelevante desde el punto de vista comercial y muy discutible en

el resultado de las obras y su gestión.

Esta zona estuvo sometida a unas obras interminables que impedían el libre

desarrollo del comercio y, para completarlas sin razón, en vez de favorecer los

accesos para comprar se dedicaban a impedirlos con un montón de actividades

sin sentido. ¿Qué nos pasa en Martínez Valls? Lo mismo. Obras interminables,

fiestas en la calle que impiden el normal desarrollo comercial, abuso de la zona

azul, competencia con carpas para un comercio no regulado en José Iranzo y,

sobre todo, una deficiente señalización de la zona. No se puede poner una

señal que prohíba aparcar en la calle Ereta hasta final del acto. Esto crea

indefensión y confusión entre los vecinos y conductores porque se encuentran

pegatinas con la retirada de vehículos y, la señal de prohibido aparcar

permanece más de 3 días. Los que no han estado pendientes del acto pueden

pensar que todavía dura. Esto desde todos los puntos de vista es inadmisible.

Cuando algunos miembros del Comercio Inn propusieron lo de la zona azul, lo

hacían para que hubiera una renovación de gente que aparca en la zona,

porque estacionar era más que imposible.

Ahora, viernes y sábado con la excusa de la mencionada bandera se hacen

actividades difíciles de justificar, con el objetivo de fomentar el comercio y lo

primero que hacen es prohibir el acceso a la zona. ¿Dónde está el criterio de la

zona azul? ¿Quién se la carga? Y preguntamos, ¿el dinero recaudado de la zona

azul va a servir para hacer aparcamientos en la zona? Esto último es una

pregunta retórica. Ya sabemos que no. El dinero se destinará a pitos y

jolgorios. Los impuestos de circulación que pagan los ciudadanos nunca

guardan relación con las inversiones de tráfico y, aquí, nadie justifica nada.

Pero cabe recordar la Historia: el tripartito del que formaba parte Jorge

Rodríguez nos vetó publicitariamente. Lo mismo que está haciendo ahora.

Esperamos que el resultado sea el mismo.

Dignidad de los ciudadanos d’Ontinyent uno, gobierno de Jorge Rodríguez

cero.

Publicado en Local 23 / 05 / 2018