Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

Editorial

Muchas veces se habla de la democracia sin saber exactamente lo que es. Se confunde la democracia con el voto. Pero el voto es una práctica democrática, no la democracia.

Como se sabe, la democracia nació en Grecia en el s.VI a.c y

estaba pensada para una ciudad estado, en la que algunos cargos se elegían

por asamblea popular. La mayoría de ellos eran designados por sorteo.

Democracia significa el gobierno del pueblo.

Muchas veces en nombre de la democracia se han hecho verdaderas

barbaridades. E n el libro de la Republica de Platón, éste calificaba a los

diferentes gobiernos griegos de una manera jerárquica y decadente; una

oligarquía conduce a una democracia y todo lo cual, conduce a la tiranía.

Cuando lo comparamos con el gobierno de Jorge Rodríguez, cuadra

completamente con el sentido que tenía Platón con la República y la

democracia: detrás de esa jerarquía que representa Jorge Rodríguez, se

esconden una serie de concejales que no dan la cara a los ciudadanos

d’Ontinyent pero cuyas acciones tienen consecuencias tiránicas. Como en el

área de economía, presidida por Sanchis, la de tráfico y algunas más.

Sócrates el filósofo griego insistió en que la democracia es intrínsecamente

corrupta y explicaba: la mayoría de los gobernantes no son aptos para

gobernar y, decía que, su naturaleza era poco profunda, superficial e ignorante

y, añadía que, si se da la ocasión esas cualidades se manifiestan como

injusticia.

Platón insiste en que a menudo la democracia conduce a la tiranía.El filosofo vasco Arteta dice que no se puede votar todo en democracia y pone

ejemplos: no se puede votar que no cuando hay sol es de día, no se puede

votar en contra de los DDHH y, sobre todo, no se puede votar en contra de un

ordenamiento jurídico que regule las normas de nuestra convivencia si no

estamos legitimados para ello.

Muchos políticos antidemocráticos se llenan la boca con la acción de votar

cuando lo que están pretendiendo es suplantar la voluntad del pueblo e ir

contra él.

El franquismo inventó la democracia orgánica. Durante mucho tiempo la

democracia prescindió del voto de las mujeres e incluso hubo tiempos en que

tenías que demostrar unos conocimientos previos para ejercer el voto. Por lo

que la clase trabajadora y menos favorecida no tenía derecho a mostrar su

opinión. Sin duda, la democracia es el menos malo de los sistemas de gobierno

pero nos encontramos con frases “de todo para el pueblo, por el pueblo y sin el

pueblo”.

Piensen lo que hace el gobierno de Jorge Rodríguez.