Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

La Diputació ayuda a Vallada a abrir su albergue después de 5 años cerrado por falta de recursos

La alcaldesa, María José Tortosa, asegura que “Vallada tiene recursos y ganas de tener un futuro basado en infraestructuras útiles que duren en el tiempo, y la Diputación nos está ayudando a conseguirlo”

El presidente de la Diputació de València, Jorge Rodríguez, ha visitado este miércoles el albergue de Vallada, en el Paraje de Les Ermites, que pronto ofrecerá a los amantes de la naturaleza 45 plazas de turismo de ocio, tras haber sido amueblado y acondicionado con una inversión de 100.000 euros del Patronat de Turisme de la corporación provincial.

En palabras de Rodríguez, “desde el momento en que nos presentaron el proyecto de esta infraestructura inacabada tuvimos claro que debíamos ayudar a Vallada a olvidar la carga económica que tenía en la mochila y afrontar el futuro, y para ello era fundamental ponerla en marcha, con el objetivo de generar empleo en estas zonas de interior y oportunidades para que la gente se quede a vivir en estos pueblos”.

Acompañado por la alcaldesa, María José Tortosa, y el diputado Pablo Seguí, el presidente de la Diputació ha recorrido las dos plantas de un edificio que se planteó en un primer momento como hotel y que, tras quedar desierto el concurso por falta de equipamiento, “ahora podrá ver la luz como refugio de montaña en una zona de un gran valor paisajístico y medioambiental, sumando un recurso más a la economía de Vallada con una previsión de 100 pernoctaciones anuales por plaza”.

Una infraestructura de presente y futuro

Por su parte, la alcaldesa ha destacado que “es muy importante saber que la Diputació está ahí para no arrojar la toalla. El presidente nos dijo que estaría con nosotros como un aliado más, consciente de la delicada situación económica por la que atraviesa el municipio, y lo está cumpliendo con ayudas como ésta para poder abrir el albergue, que es un recurso más para la economía de Vallada”.

El alojamiento “está orientado a grupos de excursionistas y visitantes que busquen disfrutar de la montaña en un entorno alejado de masificaciones y, además de dinamizar la zona a nivel turístico, será un centro incentivador de actividades en la naturaleza”, explica María José Tortosa, que ha puesto en valor el encanto de las ermitas, las cuevas visitables y el río de agua salada que hay en una zona “ideal para practicar senderismo, espeleología y escalada”.

Tortosa ha añadido que la inversión de la Diputació para amueblar y equipar el albergue “ha hecho más atractiva la licitación, que además ha contado con un estudio que garantiza la viabilidad de la concesión”. Un estudio que contempla seis trabajadores para el albergue y precios asequibles para alcanzar unas 4.500 pernoctaciones anuales, y que destaca la escasa oferta de este tipo de alojamiento en la comarca.

El albergue de Vallada, que lleva casi 5 años terminado y cerrado ante la falta de empresas interesadas en su explotación, cuenta en la actualidad con distintas candidatas a gestionar este enclave privilegiado en pleno corazón de la Serra Grossa, tras el equipamiento aportado por la Diputació de València. Este alojamiento de montaña contará en el momento de su apertura con 42 camas, 7 habitaciones y servicio de cafetería-restaurante.

El triple de inversiones en Vallada

La inversión en el albergue forma parte del millón de euros destinado por la corporación de Jorge Rodríguez a Vallada entre los años 2016 y 2017, una aportación que triplica los 346.000 euros de los años 2014 y 2015 y que, según ha señalado el presidente “permite a las vecinas y vecinos del municipio desarrollar su vida donde han decidido vivir, con nuevas oportunidades para que la gente se quede en la que considera su casa”.

A este millón de euros, con el que Vallada ha reurbanizado calles, reformado la escoleta infantil ‘Nanos petanos’, rehabilitado sus instalaciones deportivas y protegido el margen derecho del Río Canyoles de posibles desprendimientos, entre otras actuaciones, hay que sumar los 400.000 euros que la Diputació tiene previsto invertir este año en el municipio, a través del Plan de Servicios y Obras Municipales (SOM), el Plan de Caminos, el Fondo Valenciano de Cooperación Municipal y una línea de ayudas para cubrir daños causados por las lluvias.

La alcaldesa, por su parte, ha manifestado que “Vallada es un pueblo honrado que tiene recursos y ganas de ganarse un futuro basado en infraestructuras útiles que duren en el tiempo, y la Diputación de Jorge Rodríguez nos está dando esa fuerza para seguir adelante, frente a los planes teledirigidos de otras épocas, que estaban muy alejados de lo que necesitaba nuestro pueblo”.