Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

Editorial

Dos hechos del equipo de gobierno del ayuntamiento d’Ontinyent nos han llamado poderosamente la atención.

Por una parte, que el concejal de Hacienda, el señor Sanchis, presuma de los

muchos ingresos que ha conseguido para el presupuesto. Ingresos que, como

todo el mundo sabe, salen mayoritariamente de los bolsillos de los ciudadanos

d’Ontinyent y, para tapar las bocas de los que puedan protestar, destina una

miseria a gasto social; política recaudatoria típica de la derechona, que es como

se manifiesta el área de economía del ayuntamiento.

Por otra parte, nos ha llamado la atención, la imprevisión de las obras que se

están realizando en nuestra ciudad. Las obras de la zona industrial que ahora

van a llamar Avenida de las Palmeras, típica vegetación de las comarcas de

interior, a diferencia de Olivos, Algarrobos y encinas que tanto abundan en

Elche. Aquí en Ontinyent plantamos muchas palmeras en una medianera de la

autovía, para que cuando un vehículo se la salte no quede nada de él.

La imprevisión y el ansia de recaudación también se han visto en las obras que

han empezado a realizarse en la Calle Pintor Segrelles, confluencia con Martínez

Valls. Cuando este lunes llegaron las máquinas y se pasaron media mañana,

bajo la supervisión del concejal de obras, retirando vehículos porque la

información de este ayuntamiento es de pena. Si les importasen los ciudadanos,

que no les importan, ante la falta de unos aparcamientos necesarios, anulados

por las obras, deberían de haber dejado libre de zona azul la Calle Martínez

Valls. Cosa que no ha sido así. Siguen multando a los que se exceden en la

hora con una cuota de 3,15, en vez de los 3 euros que tanto facilitarían las

cosas a los ciudadanos. Ya que muchos de ellos han prescindido de los cinco

céntimos y, por tanto, no pueden anular el exceso de tiempo en la zona azul.

Como colofón, nos enteramos de que parte del gobierno municipal acudió al

Colegio Lluís Vives a ver la marcha de las obras y, así, salir en la foto como

salvadores. Cuando si tuvieran un poco de sensibilidad y otra cosa, hubieran ido

para pedir disculpas por la mala gestión realizada en el colegio. Alguno que otro

debería dimitir.

En el día de la mujer trabajadora recomendamos negativamente el tema de

Joan Baez, El Preso Número 9. Canciones como esta han fomentado el

machismo y la violencia sexual.