Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasLocal

Editorial

También nos encontramos que comisarios políticos del Ayuntamiento d’Ontineynt dicen que su bandera es la tricolor.

Al final del franquismo y principios de la democracia aparecieron una serie de

grupos con el Marchamo de ser de la izquierda. Grupos, que si bien fueron

represaliados por el franquismo. No tuvieron una gran relevancia en contra de

este. Nos referimos, entre otros, a colectivos represaliados por su condición

sexual, por su lengua y por su carácter nacionalista.

En aquel entonces en Ontinyent existían dos células del Partido Comunista que

operaban en nuestra ciudad y, sobre todo, en las fábricas y en la construcción,

como eran los García, los Hueto, los Penya, “El Clavos” o “El Roig del Tabalet”,

entre otros. Estas células, que no se conocían entre ellas, conformaban lo que

el Manifiesto Comunista decía de sus afiliados: Ser vanguardia de la clase

trabajadora.

Cuando vino la democracia y se crearon las instituciones, aterrizaron toda una

serie de gentes que no tuvieron nada que ver con el enfrentamiento al

franquismo. Ni eran de izquierdas, ni nada que se les pareciese. Pero ellos,

asumieron que sí que lo eran y se lo hicieron creer a todo el mundo olvidándose

de los verdaderos revolucionarios que, por cierto, nunca pidieron que se les

reconociera nada.

Históricamente las revoluciones se tragan a sus miembros. Visto lo visto, nos

encontramos que gente como Susana Díaz dice que la izquierda no puede ser

nacionalista y que el nacionalismo excluyente es una enfermedad de lo más

egoísta.

Albert Boadella, estandarte contra el franquismo, se autoexilió de su tierra por

culpa de los nacionalistas. Boadella, líder de los “Joglars” dice que los más

parecido al franquismo es el nacionalismo y es la extrema derecha.

También nos encontramos que comisarios políticos del Ayuntamiento

d’Ontineynt dicen que su bandera es la tricolor. En definitiva, se trata de una

forma de entender España, cuando todo el mundo sabe que, esos comisarios

políticos nacionalistas, desean la desintegración de España.

Por favor, que no ensucien la memoria de la Republica. Dice Mario Vargas

Llosa, entre otras personalidades.

Por su parte, los colectivos de una cierta orientación sexual, no son de

izquierdas, ni de derechas, ni del centro. El discurso de felicitación del Rey del

año 2000, evocando el Nuevo Testamento, decía: Pos sus obras lo conoceréis.

Para situar el gobierno de Jorge Rodríguez, debemos seguir las indicaciones del

Rey y enjuiciarlos por sus obras. Ese colectivo políticamente inmaduro, apegado

a la iglesia, vendedor de humo e incapaz de respetar la libertad de información

y comunicación, difícilmente puede ser de izquierdas y menos, parecerse lo más

mínimo a todos los luchadores de izquierdas que hicieron d’Ontinyent y su

comarca una sociedad más justa e igualitaria, representativa de los DDHH y las

libertades. A ellos les dedicamos una poesía de Gabriel Celaya cantada por Paco

Ibáñez: España en Marcha

Publicado en Local 05 / 03 / 2018