Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasComarcal

Editorial

Que el Gobierno de Jorge Rodríguez se presentó a las elecciones sin un programa definido, es un hecho y, que la legislatura se ha ido saldando con un Ontinyent Participa, es la demostración, ni más ni menos, de la incapacidad de nuestro alcalde para ofrecer un proyecto a corto y medio plazo en nuestra ciudad. Ya no hablamos a largo plazo.

Y, ¿cómo es posible que un gobernante con mayoría superabsoluta gobierne a salto de mata, sin que nadie le diga nada? El mal de esto es originario ya que a la “cosa” pública accede gente que nunca ha dado un palo al agua, con muy

poco preparación política y técnica, pero que busca el sueldo de los liberados.El Ayuntamiento d’Ontinyent, cuando se constituye, no habla de programa, programa, programa, como diría Anguita, sino de cuántos liberados me

corresponden como formación. Es el partido mayoritario quien benévolamente los asigna. De modo que si te portas mal estos desaparecen. De ahí, el silencio sepulcral de los políticos que no son el PSOE, lo que crea una distorsión en el

funcionamiento de la democracia en Ontineynt. Porque, importante es el gobierno; tan importante debría ser la vida de la oposición. Incluida su financiación, no dependiente del estado de ánimo del manda más de turno. Así, nos encontramos que se contratan cosas arbitrariamente , que se machaca la libertad de información y que existe una gran lista de deficiencias en nuestra ciudad que nadie se atreve a denunciar. Aprovechando que estamos en fechas navideñas, decir que el pesebre es muy grande y que lo administra un solo dueño. Además, siguen sin decirnos que se gastaron en la Purísima. Ejemplo del más perverso oscurantismo.