Radio Ontinyent.com

anunciante
TV A la carta Canal Youtube

NoticiasDeportes

EL FON DO KAN DE ONTINYENT REALIZA EXÁMENES EN LA DISCIPLINA DEL DAN

Por parte del club de judo Fon Do Kan se examinaban cuatro veteranos: Maria Jose Martinez y Jose Guerrero que optaban a 4º Dan y Josep Antoni Pla y Paco Cano que optaban a 3º Dan, consiguiendo los cuatro el apto en sus ejercicios, fruto de su dedicación y empeño en nuestro deporte

Como punto y seguido de la temporada, la Federación Valenciana de Judo y Disciplinas Asociadas, reserva para todo aquel que así lo considere oportuno, exámenes de grado de Dan. El grado no es una recompensa, sino la simple constatación de un valor global alcanzado por el judoka en un momento cualquiera de su vida y certificado como tal, por quienes están capacitados para nombrarlo. El tener el cinturón negro, no supone ser cinturón negro, a pesar de ello es algo que buscamos como una señal de algo.

Para poder optar a un Nivel superior de cinto negro, hay que permanecer en el inferior, un mínimo de tiempo y justificar un tiempo mínimo de práctica y superación técnica, establecido por la federación, siendo parte de los requisitos exigidos por la federación para poder ser candidato a realizar los exámenes de Dan .

Es comprensible que el neófito se acerque al “Dojo” con la única mira de librarse de sus complejos físicos, o para aprender a defenderse, o incluso para presumir ante sus amistades. Lo que ya no es comprensible ni admisible es que pueda llegar a la categoría de Dan con este mismo espíritu, o mejor dicho, con esta misma falta de espíritu. No será un buen maestro quien lo permita.

El espíritu del Judo, la esencia del bushido, del perfeccionamiento de la personalidad, es el don más valioso de la práctica del Judo, del Aikido o del Karate, sin el espíritu del Judo, estas artes no son sino otras tantas modalidades más de gimnasia o simples métodos de defensa. Pero está claro que el ideal del Judo, del Aikido o del Karate, no puede ser el convertir al hombre en algo parecido a amasijo de músculos sin cabeza o equiparable a un pistolero.

Este valor global se descompone en tres elementos irreparables:

- El primero de ellos en el SHIN, el espíritu del Judoka que se traduce en caracterizadas notas de comportamiento.

- El segundo, el GHI mi bagaje técnico, sin conocimiento del arte que practica y mi pericia en la ejecución de este arte.

- Y el tercero es el TAI, los valores físicos adquiridos.

Por eso los exámenes han de ser serios, lo que no quiere decir, dictatoriales, pero tampoco irresponsables. Los “Katas”, por ejemplo, deben ser algo más que “monitor”. Tal vez pueda bastarle al espectador, pero no al que ha de conceder un grado. Un “Kata” no es un simple ejercicio de estilo o estética, como parecen creer algunos, sino además de eso, una exposición técnica y una demostración de autocontrol.

Por parte del club de judo Fon Do Kan se examinaban cuatro veteranos: Maria Jose Martinez y Jose Guerrero que optaban a 4º Dan y Josep Antoni Pla y Paco Cano que optaban a 3º Dan., consiguiendo los cuatro el apto en sus ejercicios, fruto de su dedicación y empeño en nuestro deporte.